El Nacional – Domingo 04 de diciembre de 2005 B/1 y B/8

El Nacional – Domingo 04 de Diciembre de 2005 B/1

Deportes
PLÁSTICA
HUMILDEMENTE PERIFÉRICOS

Un nuevo centro de arte contemporáneo crecerá en el que fue el patio de atrás de la casa de los Centeno Vallenilla: Periférico Caracas. El 11 de diciembre abrirá sus puertas con una colectiva denominada Próximamente. Ubicado en lo que hoy en día se conoce como los Galpones de Los Chorros, espera convertirse en una propuesta sólida y estructurada

El Nacional – Domingo 04 de Diciembre de 2005 B/8
 
Cultura y Espectáculos
Periférico Caracas reciclará contemporaneidad en galpones

Un nuevo centro de arte se anunciará en Caracas a partir del 11 de diciembre con la exposición Próximamente, en la que participan 19 artistas de la mano del curador Jesús Fuenmayor. Ubicado en Los Chorros y con una planta física que mezcla naturaleza y nichos industriales, abre sus puertas para darse a conocer como un proyecto -a la vez esbozado y en proceso

EDGAR ALFONZO–SIERRA

Fotos cortesía YURI LISCANO

La nueva institución busca basarse en estrategias de adaptabilidad y en la promoción de un necesario cambio histórico en las relaciones entre los deseos y las realidades dominantes


Obras de Yuri Liscano y Héctor Fuenmayor

A poco andar del Ávila pero en la ciudad, en un boscaje de mangos centenarios y otras especies verdes de larga vida, reposan varios cobertizos de uso industrial hasta ahora conocidos como los Galpones de Los Chorros, depósitos que en los últimos 15 años han sido utilizados como talleres de importantes artistas del país, espacios para producción publicitaria u organizaciones como la escuela del fotógrafo Roberto Mata. En construcción, el lugar rebasa los 2000 metros cuadrados y, en superficie, excede la media hectárea.

El terreno era el patio de atrás de la casa de la familia Centeno Vallenilla.

Entre aquellos árboles el pintor venezolano Pedro Centeno Vallenilla estableció su estudio y su hermano, Melchor Centeno (citado entre los fundadores de la Facultad de Ingeniería de la UCV y como partícipe del invento del martillo para explotación del petróleo), un laboratorio de 400 metros cuadrados para sus experimentaciones científicas.
Más tarde, aquellos tinglados sirvieron como depósitos del extinto Banco Nacional de Descuento (BND) y desde 1990 gozaron del uso indicado en las primeras líneas.
Pero por estos días de final de 2005, los galpones de Los Chorros acusarán un nuevo cambio con el que se intenta estabilizarlos como espacio orientado a la ciudad: un proyecto busca transformarlos de ahora en adelante en un centro de arte contemporáneo. Y dentro de este plan se da un hecho elocuente: el creador Alfred Wenemoser pensó una obra para el lugar, obra que quizá podría definirse como un site specific (propuesta específica al sitio) inmaterial y que consiste en ponerle un nombre. Periférico Caracas fue el escogido.

Un paso a la vez
El curador Jesús Fuenmayor (el coordinador general de este centro y encargado de sus exhibiciones a instancias de la principal interesada en el proyecto: Tulia González, miembro de la actual familia propietaria de este emplazamiento) explica que tal nombre identifica a la nueva institución: “La idea de Wenemoser, de nombrar como Periférico Caracas al centro, es pertinente.
Es como recuperar nuestra condición de periferia, a la que juzgo tenemos que repensar. Creo que ya casi todo el mundo se enteró de que el proyecto de la modernidad era demasiado ambicioso tal y como se planteó para un país con unas condiciones que obligaban a materializarlo con demasiada imaginación.
Hoy vivimos en la necesidad, que se inserta como una de las filosofías del Periférico Caracas, de buscar modos para que nuestras fantasías, deseos y proyectos sean más compatibles con nuestra realidad. Eso es una clave en esto”.
Y añade: “Por eso queremos empezar poco a poco y, así, estamos adelantando el arranque del centro sin que esté el conjunto funcionando en totalidad, porque vamos a hacerlo al descampado, un poco esperando que la gente contribuya y los creadores sean los gestores del Periférico. El mensaje es que vamos a crecer y convertirnos en algo más estructurado y sólido poco a poco. Si se maneja de ese modo, en lugar de hacerlo desde la grandilocuencia, generando expectativas inciertas y montando un ‘showcito’, a uno le puede ir mejor. El riesgo es cómo hacer para que se institucionalicen y arraiguen en Caracas estructuras dedicadas a promover y divulgar el arte contemporáneo”.
Amplía Fuenmayor: “Este proyecto ocurre en unas circunstancias y condiciones sociales, económicas, políticas específicas y en las que se siente que un contingente de la comunidad del arte ha acentuado, hoy más que antes, su falta de pertenencia e identidad con respecto a los lineamientos y políticas culturales del Estado. Por eso, ese contingente va buscando sus propios espacios. Así habrá otras iniciativas que harán eco de las propias necesidades de la gente que forma esa comunidad. Seguimos la brecha de las condiciones históricas que vivimos. Es un momento complejo. Creo que mucha gente nos va a ver un poco como unos loquitos que quieren hacer algo de esta naturaleza en estos días. Pero estoy convencido que hay capacidad para que esto siga adelante y sobreviva en el contexto actual de Venezuela porque justamente no nos lo estamos planteando como un proyecto grandilocuente”.

Beneficiarios
Fuenmayor señala que, a su entender y fuera de la experiencia del Museo de Arte de Maracay con el antiguo matadero La Ganadera, es la primera vez que se adelanta la idea de rescatar edificaciones que tuvieron un uso industrial para su reciclaje y transformación en un espacio dedicado al arte contemporáneo. Fuenmayor refiere otras experiencias de este tipo en el mundo: el Pallais de Tokio en París, ExtraCity, desarrollado a partir de un astillero en Amberes y distintos lugares de las zonas neoyorquinas de Soho y Chelsea.
Lo planteado para el área de los Galpones de Los Chorros es no hacer grandes transformaciones sino aprovechar las calidades originales del lugar. Así, en ambientes de proporciones museísticas, Periférico Caracas intentará citar manifestaciones visuales contemporáneas como el diseño, la imagen en movimiento, la lectura, las expresiones cibernéticas, la conservación del patrimonio cultural (incluirá una sala de exhibición para la difusión de esta disciplina) y la fotografía.
Se planifican también actividades de mercadeo del arte, gracias a Fernando Zubillaga; dos áreas iniciales para exhibiciones y eventos; programas de diseño industrial para los que se establecen contactos con Totón Sánchez Basalo y Marva Griffin; un taller experimental que suma experiencias más alternas en la difusión y circulación del arte como las de la Fundación La Llama y Oficina No.1; lugar especializado para la fotografía; y una oficina de producción de arte. A los fines institucionales de Periférico Caracas se ha constituido un grupo de asesores como Miguel Osío, abogado que asiste la constitución legal de la organización; en la parte arquitectónica, Frank y Jimmy Alcock, la oficina de los hermanos Pintó y Camilo González; en el diseño gráfico interviene Teresa Mullet.

En breve
El inicio de la vida pública de Periférico Caracas ocurrirá el próximo domingo con la exposición Próximamente, un anuncio de lo que será este centro, un montaje que integra obras recientes de Carla Arocha, Valerie Brathwaite, Déborah Castillo, Sigfredo Chacón, Héctor Fuenmayor, Alexander Gerdel, Alí González, Beatriz Inglessis, Suwon Lee, Yuri Liscano, Diana López, Daniel Medina, Julio César Palacio, David Palacios, Alfredo Ramírez, Luis Romero, Luis Salazar, Christian Vink y Alfred Wenemoser.

La muestra es una invitación a construir el destino del lugar y es extendida por sus organizadores a sus futuros consumidores y, en especial, a los artistas, curadores, críticos de arte, investigadores, coleccionistas, diseñadores gráficos, creadores de objetos utilitarios, fotógrafos, poetas, performistas, cineastas, restauradores, gente del teatro o especialistas de las distintas ramas del saber que acompañan el desarrollo de las artes. Según aclara Fuenmayor, las necesidades e ideas de estos últimos definirán a Periférico Caracas.

Fuenmayor sintetiza el propósito: “El centro lo concebimos como una plataforma y un canal para generar comunidades que contribuyan a definir y construir nuestro imaginario contemporáneo, basados en estrategias de adaptabilidad y en la promoción de un necesario cambio histórico en las relaciones entre nuestros deseos y las realidades dominantes”.

Próximamente
(Colectiva de arte contemporáneo) Inauguración: 11 de diciembre, 11:00 am Clausura: 29 de enero Avenida Ávila con 8ª transversal, límite entre Los Chorros y Los Dos Caminos Teléfono: 286 1297