El Nacional – Domingo 12 de Febrero de 2006 A/1

Primera página
Abren nuevos centros de arte en el este de Caracas

Con las inauguraciones de Canal (Altamira), La Cuadra (Los Palos Grandes) y Periférico Caracas Los Chorros), aumenta la oferta de salas para el arte en la capital.

Cultura y Espectáculos
Brotan nuevos puntos de arte en el este de Caracas
Cierta disidencia de las políticas dominantes de exhibición, distribución y promoción de las artes venezolanas ha llevado a la aparición reciente de espacios alternos, independientes en espíritu y fines del circuito de instituciones museísticas nacionales. Cada uno de estos locales se deslinda a su modo de la maquinaria del Estado.
Desde los primeros días de este mes las actividades de tres locales dinamizarán el clima cultural de la ciudad. Son ellos: Canal, la galería La Cuadra y Periférico Caracas
EDGAR ALFONZO–SIERRA

Cauces múltiples

Foto cortesía YUCEF MERHI
Yucef Merhi y Déborah Mizrahi

Canal es su nombre y se propone, en palabras de sus creadores (el artista plástico, escritor y curador independiente Yucef Merhi y la psicólogo y magíster en terapia de artes creativas Deborah Mizrahi), como un proyecto de producción cultural. En el informe de presentación de Canal se especifica su misión:
“Fomentar la cultura contemporánea a través del establecimiento de una plataforma que facilite física y reflexivamente el diálogo e intercambio cultural entre venezolanos y extranjeros”.

En el documento también se indica: “Es un dispositivo de sensibilización, expansión, y encuentro de la cultura venezolana y universal. A diferencia de un espacio expositivo, Canal surge como una propuesta humanística enfocada en el impulso de la vanguardia cultural contenida en todos sus ámbitos (artes visuales, música, danza, literatura, cine, filosofía, psicología, investigación mística), a través de la hipervinculación temática entre estas disciplinas y el aprovechamiento de espacios urbanos (calles, plazas, parques) y medios de comunicación (Internet, radio, televisión, prensa) ”.

Canal inauguró su sede y su proyecto el pasado 2 de febrero con la exposición Electrocinéticas del artista venezolano Elías Crespín. Ayer, en sus instalaciones, se le brindó al público la oportunidad de conversar directamente con este creador. El jueves realizaron una presentación de cortometrajes y un cine–foro con Eduardo Arias–Nath. El 14 de febrero, Jean Marc Tauszik ofrecerá el taller permanente Arquetipo, Imagen y Cultura, de 7:00 a 8:30 pm. El 16 de febrero habrá una sesión de sound art a cargo del compositor conceptual Gil Sansón, de 6:30 a 8:00 pm. El 17 de febrero, Eric del Búfalo compartirá su reflexión filosófica Ética, Estética y Cibernética, de 5:00 a 7:00 pm. El 22 de febrero, Deborah Mizrahi iniciará un curso e introducción a la dramaterapia, de 7:00 a 9:00 pm. El 23 de febrero el escritor Alfredo Herrera ofrecerá un recital, de 6:30 a 7:30 pm.

Un ingente número de actividades se plantea Canal. Entre ellas: formular anualmente una convocatoria abierta para exponer talentos emergentes; iniciar un proyecto de publicación digital que oriente y estimule la producción literaria e intelectual de escritores, artistas y pensadores de vanguardia, sin discriminaciones; apoyar la labor de proyectos editoriales independientes y alternativos; emprender un festival experimental de cine y videos nacionales e internacionales; constituir nexos con disqueras independientes, nacionales e intercontinentales, para distinguir a músicos que gozan de un excelente trabajo pero con poca difusión en el país. Y también presentar a compañías e intérpretes de danza contemporánea, con propuestas innovadoras y audaces.

Recodo ecléctico

Foto YANNI MONTILLA Luis Miguel La Corte

“Roberto Obregón es un artista cuya obra no sólo se sostiene bien en el tiempo sino que adquiere mayor valor artístico y cultural. La obra de Roberto estará presente en el espíritu de la galería”, dice Luis Miguel La Corte, quien ha adelantado una amplia carrera en instituciones públicas y privadas ligadas a las artes y la cultura del país. Entre éstas se recuerdan su período como presidente de la Galería de Arte Nacional y su participación en la creación de la Fundación Cisneros. Ahora, después de un largo intervalo de tiempo en el que permaneció cesante en cuanto a la gerencia cultural, reaparece con el proyecto de una galería: La Cuadra.

Dice La Corte: “He pensado mucho sobre el tema del perfil del lugar. Finalmente, lo defino como ‘lo que a mí, a mis amigos y a las personas con las que comparto, nos interesa’ . Es decir, un espacio abierto a propuestas de ellos y de otra gente con iniciativas de interés, no solamente plásticas. Por ejemplo, quisiéramos desarrollar aquí un proyecto editorial enfocado, desde lo local hasta espacios geográficos más amplios, en las artes contemporáneas. La idea es que haya un lugar no sólo para la apreciación y el disfrute, sino también para la discusión y el debate.

La idea es retomar una vida cultural que en la ciudad se ha hecho tan árida y que nos permitiría reconectarnos con la creación”.

La Corte confiesa que el acento que pretende darle a la galería se orienta hacia lo que llama “una producción artística genuina”.

Y se explica: “Es decir, algo con raíces, que no esté sostenido simplemente por lo comercial o las modas, sino que las trascienda y tenga que ver con las culturas y la civilización nuestra, con un sentido más profundo de nuestra constitución y con la vida interior de los venezolanos. Quisiera que ese espacio haga una conexión, que brinde una posibilidad de ahondar en nuestra riqueza”.

Para este año la programación de La Cuadra estará centrada en artistas venezolanos. Pero La Corte pretende también exponer a creadores extranjeros, mira que considera esencial para un intercambio cultural y un conocimiento más profundo. La visión que desea desarrollar a través de la galería pretende ser amplia, no sólo centrada en la contemporaneidad.

“Tengo un gusto muy ecléctico. Me gustan tanto las piezas coloniales venezolanas como la obra moderna o las más recientes.

Lo importante es que las cosas sean interesantes y buenas, que tengan un nivel que, pese a honrosísimas excepciones, siento perdido en la ciudad. Indudablemente, en ese campo hay una contribución que hacer y que es mayor a aquella que ofrecieron experiencias como la de la Sala Mendoza en los 60 o 70, pues fueron proyectos compartidos entre instituciones.

Ahora siento que tenemos que arrancar de cero. Volver a comenzar”.

Pulsantes fronteras

Foto SANDRA BRACHO Jesús Fuenmayor

Apoyado en una iniciativa de Tulia de González, rostro de los propietarios de Los Galpones de Los Chorros, el curador de arte moderno y contemporáneo venezolano Jesús Fuenmayor adelanta el levantamiento de un centro de artes, investigaciones y otras disciplinas creativas contemporáneas en ese punto citadino al que se ha rebautizado como Periférico Caracas.

En un lugar limítrofe en el que se rozan zonas residenciales clase media, barriadas populares, áreas de comercio y terrenos con antigua naturaleza, se promete erigir un centro activador y captador de proyectos que se suponen emanados de esa tercera opción menos advertida en el panorama nacional: la de la investigación atenta al cuestionamiento, desde las artes y la creación, de los supuestos dominantes (artísticos, estéticos, sociales, políticos, económicos, nacionalistas).

Aquí se desea subrayar, descubrir, reconocer problemas. La estrategia: el bajo perfil y dar un paso después del otro. Se intenta incluir, además de las artes visuales, la conservación de patrimonio, talleres de fotografía, proyectos de diseño gráfico e industrial, orfebrería, mercadeo del arte, planes de residencias artísticas de intercambio con el exterior y énfasis en una mirada local y latinoamericana y otros.

Hoy, a las 11:00 am, Periférico Caracas ofrecerá su segunda exposición que, dedicada al desaparecido creador Roberto Obregón, será una demostración del afecto y la memoria de sus amigos.

La exhibición estará integrada por obras que Obregón les regaló a sus compañeros artistas o personajes vinculados al medio.

La siguiente exhibición será la primera individual de la venezolana Beatriz Inglessis, antes de viajar a realizar estudios de grabado en Japón. Allí se reunirá su serie Composiciones botánicas, piezas de creyones sobre papel hechas a la manera de los pintores viajeros del siglo XIX, que componen híbridos vegetales inexistentes con apariencia real.

Seguirán exposiciones de artistas como el venezolano Jaime Gili y los mexicanos Pablo Helguera, Betsabé Romero y Eric Beltrán, con investigaciones enraizadas en problemas latinoamericanos. Posteriormente, la actuación principal les corresponderá a figuras del país como Héctor Fuenmayor, Carla Arocha, Alexander Gerdel, Daniel Medina, Diana López, Alí González, Alfredo Ramírez y David Palacios. Se suma también una exhibición de la imagen que tendrá el centro, que será adelantada por Teresa Mullet como una propuesta de diseño integral; además de una selección de muebles, objetos y dibujos de Rudi Stejskal, personalidad que dejó su impronta en el panorama de la ebanistería en Caracas. Se prepara para 2007 una antología de dibujos del belga Luc Tuymans, uno de los nombres más reconocidos de la pintura contemporánea.