EL UNIVERSAL – 31 DE DICIEMBRE DE 2005

PLASTICA / Surge centro expositivo
Visiones divergentes en los Galpones
El recién recuperado espacio presenta las variadas creaciones de 18 artistas venezolanos



Héctor Fuenmayor muestra su fascinación por el geometrismo y la espiritualidad
(Foto Gil Montaño)

JENNY LOZANO
EL UNIVERSAL
Espacios industriales utilizados durante un poco más de quince años como los talleres de destacados artistas venezolanos se han transformado en el nuevo recinto expositivo de Caracas. El Centro de Arte Los Galpones, ubicado en Los Chorros, es un proyecto “que busca dinamizar la actividad cultural de la capital”, explica su director Jesús Fuenmayor.
Para la apertura del centro, Carla Arocha, Beatriz Inglessis, Alfredo Ramírez, Valerie Brathwaite, Alí González, Héctor Fuenmayor, Alexander Gerdel, Daniel Medina, Sigfredo Chacón, Deborah Castillo, David Palacios, Christian Vinck, Suwon Lee, Julio César Palacio, Diana López, Luis Romero, Alfred Wenemoser y Yuri Liscano presentan sus recientes creaciones en la muestra Próximamente. Se trata de una interesante reunión de artistas con planteamientos distintos y pertenecientes a diferentes generaciones dentro de la producción plástica nacional en la que se pretende indagar desde distintas perspectivas en las relaciones entre el arte y los condicionamientos de producción.
Los Galpones ofrecen un amplio y moderno espacio para exponer la creación. Uno de los grandes atractivos radica en las dimensiones de las paredes, particularmente su altura y la ausencia de aristas o columnas en proporciones excesivas.
Pinturas, fotografías, videos, dibujo, esculturas e instalaciones se presentan en los dos mil metros cuadrados de construcción.
Congregados
La convocatoria para la apertura del espacio congrega la experiencia de artistas como Héctor Fuenmayor y la innovación del ganador del Salón Pirelli, Daniel Medina.
Fuenmayor continúa su exploración sobre la fotografía pero fragmentándola en elementos geométricos. En esta muestra, el artista trae dos imágenes en gran formato de las que destaca la naturaleza como elemento protagonista, aunque en este sentido aclara que su intención es abordar a quienes la observan.
“Mis instalaciones tienen que ver con la teología católica y el pensamiento oriental. En este sentido, la naturaleza se convierte en una ventana liberando elementos conceptuales que estaban contenidos en sí mismos”, explica.
Señalando al gran árbol que forma parte de su obra, “es el único que he trabajado y que tiene un gran significado histórico. Se trata de un árbol que se encuentra en el Jardín Botánico y pertenece a la misma especie bajo el cual se iluminó el célebre Buda”.
Daniel Medina por su parte explora con el uso del papel. “Para quien ha venido siguiendo mi trabajo podrá apreciar una evolución de mi temática, en esta ocasión me salgo del plano bidimensional y del formato convencional. Se trata de una búsqueda del elemento en sí, no hay soporte”, destaca.
Medina trae a los Galpones una serie de pequeñas esculturas elaboradas en papel, “mi proceso de trabajo busca la sencillez y recurro a materiales cotidianos como hojas de revistas u otros tipos de papeles”.
En esta obra sin título el artista muestra “la síntesis del esqueleto y la forma geométrica de una caja tomando en cuenta el proceso simbiótico entre lo humano y la arquitectura, como nosotros la devoramos a ella, la hacemos a ella y ella a su vez nos devora a nosotros”.
La colectiva en la que participan estos 18 artistas estará abierta al público hasta el 29 de enero.